Translate

lunes, 31 de marzo de 2008

Tiros que salen por la culata...

Soy tan ingenuo: cuando leo la noticia que ha dado pie a este post caigo en la cuenta de que una de las razones por la que los fabricantes cambian de estándar de almacenamiento digital cada cinco años o menos es su (vana) esperanza de dar con una implementación cuyo algoritmo impida la copia indiscriminada. Su nivel de ingenuidad alcanza aquí niveles de escándalo, igualándose en este sentido con el mío (que no había caído en que esa es la razón por la que cada tanto hemos de comprar otra vez las mismas películas y la misma música en un soporte diferente. A lo mejor el verdadero negocio está ahí: ser capaces de vendernos lo mismo una y otra vez).

El estándar DVD ha incorporado hasta la fecha dos sistemas de protección anticopia: el primero fue el Content Scrambling System (CSS), reventado en 1999 por Jon Lech Johansen, un adolescente noruego que quería ver películas en su ordenador equipado con Linux y para elló creó el DeCSS.

El segundo intento de la industria fue Macrovision, incorporado en los DVD-Video a partir de 2005, aunque poco después programas como AnyDVD y similares se lo saltaban sin problemas.

Tanto los discos Blu-ray (estándar apadrinado por Sony y Philips) como los HD DVD (apoyado por Toshiba, Microsoft y NEC) usan el algoritmo Advanced Access Content System (AACS), que fue desvirgado el 26 de diciembre de 2006 (apenas 1 año después de su aparición), tras la publicación del número hexadecimal capaz (en principio) de desencriptar los discos protegidos por este sistema. La noticia de la que se hace eco la prensa se refiere a que Slysoft --la empresa propietaria de AnyDVD-- ha conseguido reventar esta vez el sistema anticopia BD+ que protegía hasta ahora los discos Blu-ray, todo ello con el honrado objetivo oficial de poder hacer "copias de seguridad" de los discos (la forma políticamente correcta de denominar un crackeo en toda regla).

Encontrar un algoritmo inviolable es el auténtico Grial que obsesiona a fabricantes y propietarios de derechos de explotación. Conseguir cada vez mayor capacidad de almacenamiento es secundario, lo verdaderamente importante es detener la sangría de copias incontroladas. Igual que la leyenda del Grial, la existencia de un algoritmo así es también una utopía inalcanzable. Ingenuos los fabricantes y los propietarios de derechos, ingenuo yo también por no haberme dado cuenta antes.

No hay comentarios:

Quizás también te interese:

Plugin para WordPress, Blogger...

PrintPDF