Translate

domingo, 6 de mayo de 2007

Descargas privadas, públicas demagogias

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en su barómetro de marzo ha preguntado a la gente acerca de sus relaciones con la cultura digital, revelando la contradictoria actitud que la mayoría de usuarios/consumidores adoptamos frente a lo digital, así como una serie de argumentos justificativos acerca de la cultura que nadie se toma en serio: 1) toooodooos nos descargamos de tooodooo, pero lo decimos con la boca pequeña en nuestro círculo de amistades; 2) penalizar las descargas P2P nos parece poner puertas al campo, y por eso pensamos seguir haciéndolo caiga quien caiga; 3) nos escudamos en el alto precio de los bienes culturales para justificar nuestro recurso al P2P y nuestra deserción de los espectáculos en directo (a pesar de que sabemos que aunque bajaran espectacularmente los precios seguiríamos obteniendo de todo en el P2P, más que nada porque... si lo podemos conseguir gratis ¿para qué pagar?). La cultura nos parece un bien a proteger, excepto en el más que probable caso de que debamos pagar para mantenerla.

La segunda noticia es el ataque sufrido por el portal Digg, al parecer por parte de sus propios usuarios, a raíz de la supresión de una noticia donde se hablaba a bajo nivel acerca de la clave cifrada de los HD-DVD (el nuevo estándar de vídeo que quiere sustituir al DVD-MPEG2 actual). La Web 2.0 es un fenómeno social que demuestra que las masas pueden ser colaborativas, pero también que pueden y saben actuar para proteger lo que consideran sus derechos adquiridos. El motivo del cabreo no es otro que la sensación de que los futuros estándares que servirán de distribución a la cultura digital podrían ver limitada su difusión, y por tanto las posibilidades de ser convenientemente "compartidos". No es la primera vez que Digg elimina noticias por considerarlas inconvenientes o fraudulentas, y nadie se ha quejado; pero esta vez han tocado un tema muy sensible y las alarmas han saltado.

Los usuarios/consumidores de estos tiempos de transición a lo totalmente digital tenemos una curiosa relación con la cultura: la queremos disponible y gratuita para poder recuperar toda esa música de nuestra analógica juventud; la queremos también para sortear el omnipresente consumismo inevitablemente asociado al mundo infantil (estrenos, bandas sonoras, juegos...), que nos permite estar al día y satisfacer los caprichos de nuestros menores de edad sin recurrir al "no" selectivo. La queremos finalmente, unos pocos, para seguir ampliando nuestro horizonte: conocer nuevos intérpretes y estilos, recuperar rarezas...; y todo eso a pesar de que, de forma simultánea, somos conscientes de que modificamos definitivamente el modelo de negocio de las industrias culturales.

Porque vamos a ver, si nos preguntaran cómo compatibilizar la existencia de un mercado P2P permanente y gratuito de toda la cultura digital con una industria cultural (autores, intérpretes, productores...) que pudiera ser autosostenible, casi nadie estaríamos en disposición de contestar con un mínimo de seriedad. Sí claro, responderíamos que los músicos deberían obtener sus ingresos con las actuaciones en directo y olvidarse de la ventas de grabaciones, los cineastas con los derechos de las televisiones, las empresas de software con los juegos en red... Y ahí se acabaría todo. Que otros se encarguen de los detalles; nosotros seguiremos (como prisioneros de la lógica de la supervivencia que somos) bajando de todo y "de gratis". No es nuestro problema: en todo caso contribuimos a empeorar una situación creada por la industria; nos limitamos a abrir el paraguas en la grieta que hemos encontrado en el sistema. Por algo somos el usuario/consumidor final, ¿no?

Sólo un apunte borde e incoherente para terminar: si los actores de la economía del lado de la oferta (no puedo tratar de ser más políticamente correcto) niegan, retrasan, manipulan, distorsionan, critican y/o evitan cualquier iniciativa que amenace con modificar su cuota de mercado, sus ingresos o las reglas del juego que perpetúan su beneficio ¿por qué desde el lado de la demanda tenemos que dar lecciones de coherencia y de buenismo? Mientras sigamos atrapados en el principio de la escasez, el poder de la palabra GRATIS no nos dejará ver el bosque en el que nos estamos perdiendo.

Actualización (18/05/2007): Richard Stallman, gurú de la Free Software Foundation (FSF) se reunió en Madrid con una representación de periodistas, políticos y filósofos para extender el concepto de software libre al de "conocimiento libre". Sucede que a veces se retuerce tanto el argumento que se incurre en errores o en ridiculeces porque se enfoca el problema desde el lado opuesto: señores y señoras del LibreMeeting, el conocimiento libre es el conocimiento científico, que por definición circula libremente beneficiando a la comunidad de científicos y permitiendo el progreso mismo de la ciencia. Si no hay libre acceso no hay ciencia que valga. Esta gente parece que viene ahora a descubrir la pólvora pariendo un concepto que tiene más de 300 años; mezclando conocimiento científico con información que actualmente está protegida por patentes y leyes de propiedad intelectual. No es lo mismo.

Soy partidario del software libre, pero no de intentar que sus ventajas y argumentos se ajusten de cualquier manera a cualquier reivindicación posible. Los comentarios de Stallman sobre la industria y entidades de derechos de autor son, sencillamente, de risa: considera que las leyes que protegen a estas corporaciones "son injustas y no merecen obediencia" porque obstaculizan el desarrollo de la cultura libre "con la excusa de que defienden a los artistas". Incluso se aventuró a lanzar sus alternativas para remunerar a los autores libres: "Reemplazar el canon por un impuesto o bien pagos voluntarios: que el reproductor de música tenga un botón y, al presionarlo, se envíe dinero al grupo". No sé qué es peor: si quedar como un ingenuo o como un trasnochado.

Ya lo dije antes: muy pocos están en condiciones de hacer propuestas serias acerca del marco legal de las industrias culturales digitales; pero si ni Stallman está a la altura ¿quién lo está?

4 comentarios:

EX-CACHARRERA dijo...

Al margen de las posturas personales al repecto..., muy pero que muy lúcido este artículo.

El tecnócrata de letras dijo...

gracias, viniendo de donde viene el comentario, es importante saber que uno no dice sólo tonterias,

Nos leemos!!!!!

Anónimo dijo...

Por partes...

"1) toooodooos nos descargamos de tooodooo, pero lo decimos con la boca pequeña en nuestro círculo de amistades; "

Recuerdo aun las palabras de un directivo de una multinacional fabricante de videojuegos que decia "en alemania cuando viene un amigo a casa se esconde el soft pirateado del armario y se deja el legal; en españa se esconde el legal y se deja el pirateado"
En este pais se presume de la pirateria.

"3) nos escudamos en el alto precio de los bienes culturales para justificar nuestro recurso al P2P y nuestra deserción de los espectáculos en directo (a pesar de que sabemos que aunque bajaran espectacularmente los precios seguiríamos obteniendo de todo en el P2P, más que nada porque... si lo podemos conseguir gratis ¿para qué pagar?)."

Es al reves. Esa es la excusa que las productoras usan para ir a llorar al gobierno mientras sus arcas no dejan de aumentar (paradojicamente sus resultados economicos aumentan año tras año; la gente compra mas musica a traves de movil, series de television, etc). Es lo que yo llamo "la ilogica de la economia". Si es rentable A y lo contrario de A, se hacen las dos cosas.

"La cultura nos parece un bien a proteger, excepto en el más que probable caso de que debamos pagar para mantenerla."

En el momento que se pone precio a la cultura ya se esta limitando su acceso. Es eso lo que se pretende?. Sinceramente no me parece la mejor forma de "proteger la cultura" y sobretodo cuando los esfuerzos en educacion para que se tenga acceso a ella son cada vez mas pauperrimos.
Al final se conseguira que "la cultura" sea privilegio de aquellos quienes puedan pagarla.

"No es nuestro problema: en todo caso contribuimos a empeorar una situación creada por la industria; nos limitamos a abrir el paraguas en la grieta que hemos encontrado en el sistema. Por algo somos el usuario/consumidor final, ¿no?"

El mundo cambia y la gente que lo habita se tiene que adaptar a los cambios. Si la industria discografica no se adapta no es mi problema...o es que alguien lloro por los repartidores de hielo cuando se inventaron las neveras?

"¿por qué desde el lado de la demanda tenemos que dar lecciones de coherencia y de buenismo? Mientras sigamos atrapados en el principio de la escasez, el poder de la palabra GRATIS no nos dejará ver el bosque en el que nos estamos perdiendo."

Perdon? Ahora hay mas musicos que nunca, mas ofertas que nunca y gracias a internet y al P2P puedo acceder a cosas que de otra manera NUNCA por intereses economicos hubiera podido acceder (grupos musicales que empiezan, musica olvidada o musica de otros paises)
Son estas empresas distribuidoras quienes ponen barreras a la "cultura" poniendo marketing y precio a la misma ya que su modelo de negocio es preocuparse de lo que mas vende.
Casos los hay a montones pero uno muy claro y reciente: "el koala", un don nadie hasta que toda españa vio su trabajo en youtube.
Ahora, si tu trabajo es bueno, te puedes hacer famoso sin tener que pasar por castings vergonzosos, empresas con valores claramente mercantiles, etc
Actualmente NO necesitamos estas empresas distribuidoras para acceder a "la cultura" y ese es su miedo. Eso, como usuario/consumidor final no me parece "malo".
El mundo cambia y como dijo David Bravo "su fallido modelo de negocio no es mi puto problema"

" considera que las leyes que protegen a estas corporaciones "son injustas y no merecen obediencia" porque obstaculizan el desarrollo de la cultura libre "con la excusa de que defienden a los artistas"."

Y hasta aqui es cierto.

"Incluso se aventuró a lanzar sus alternativas para remunerar a los autores libres: "Reemplazar el canon por un impuesto o bien pagos voluntarios: que el reproductor de música tenga un botón y, al presionarlo, se envíe dinero al grupo""

Alla cada uno lo que haga con su trabajo, si quiere regalarlo, cobrarlo, o pintarlo de verde. Esa es la grandeza de la libertad. Y el caso de la musica es lo mismo. En ese sentido la musica no difiere del software. Una idea no es un bien material; por que tenemos que tratarla del mismo modo?
Si yo tengo una idea y tu tienes una idea, si nos las cambiamos los dos tenemos dos ideas.
Si yo tengo una manzana y tu tienes una manzana, si nos las cambiamos los dos tendremos una manzana.
Si fuese musico no me perjudicaria la red de intercambio P2P, al contrario, mi musica seguira siendo mia y gracias a P2P me evito unos intermediarios abusivos y consigo rapidamente aquello que quiero: la atencion del usuario final.

El tecnócrata de letras dijo...

anonimo: has diseccionado admirablemente mi texto; y a pesar de las discrepancias de matiz, me parece que estamos en la misma vía. La próxima vez identifícate porque no está bien que estas opiniones queden en el anonimato....

Nos leemos!!!!

Quizás también te interese:

Plugin para WordPress, Blogger...

PrintPDF